Consejos para Escribir Conclusiones Memorables en Tesis

En el ámbito académico, para finalizar la mayoría de las carreras existentes, la elaboración de una tesis es muy común. Este proyecto no supone una actividad sencilla para muchos estudiantes porque, generalmente, la hacen por primera vez. Específicamente, la introducción de la tesis y la conclusión de la misma, son las secciones de mayor relevancia.

En cuanto a la conclusión, se sabe que esta debe contener toda la información, descubrimientos y datos más importantes. Al mismo tiempo, esta conclusión debe servir como cierre a todo el tema tratado en la tesis. La redacción de una conclusión puede parecer algo fácil. Sin embargo, para que sea llamativa y sorprendente ante los ojos del lector, debe contener aspectos específicos.

¿Cómo lograr una tesis exitosa gracias a la conclusión?

Para que la tesis sea exitosa debe tomarse en cuenta todo el proceso de elaboración, pero en especial una sección. Esta sección a la cual se debe prestar una atención mayor es la conclusión.

La conclusión de una tesis resume la investigación completa. También, destaca o resalta todos los conceptos valiosos relacionados con el tema desarrollado. El mayor inconveniente es que en muchos casos estos conceptos suelen ser muy comunes y no resulta sencillo mostrarlos atractivos ante al lector.

Existen maneras de hacer que la conclusión de una tesis genere un gran impacto en sus lectores. También se puede lograr que lo leído permanezca en la mente de estos por mucho tiempo. Para conseguirlo, los estudiantes solo tendrán que prestar atención a los consejos que le dejamos a continuación.

Redactar la conclusión al principio de la tesis

No se refiere a que será la conclusión definitiva del proyecto. En realidad significa que, sería de gran utilidad que desde el principio de la investigación, el estudiante redacte las que piensa que pueden ser las posibles conclusiones. Es decir, todo aquello que se espera para el final.

Sirve para que cuando el estudiante llegue a la sección de las conclusiones (definitivas), tenga desde dónde partir. Así, tendrá algo con qué comparar sus conclusiones nuevas. Incluso, podrá hablar de sus expectativas para el final y de lo que sucedió realmente.

Leer el trabajo realizado

Lo ideal es elaborar la conclusión luego de una lectura atenta y completa del trabajo. Es importante asegurarse de ir entendiendo perfectamente cada detalle del mismo para poder elaborar conclusiones reales.

El estudiante debe recordar que la conclusión de la tesis es una síntesis de la misma. Por lo tanto, ella debe reflejar lo que dice la tesis en sí y no aquello que el estudiante recuerda. Tomando en cuenta que lo que está plasmado en el proyecto y lo que recuerda el estudiante, pueden ser dos cosas distintas.

Cambiar palabras

No es necesario sustituirlas por sinónimos, pero sí que se cambien tanto las palabras como el orden de las mismas. No se tienen que utilizar palabras idénticas a las del resto del trabajo.

Seguir una estructura organizada

Para hacer una conclusión se debe respetar una estructura común. Esta estructura está compuesta por varios puntos específicos y ordenados como lo son:

  • Frase que relacione lo antes expuesto y lo que se escribirá luego, por ejemplo ‘‘Lo que se ha expuesto con anterioridad nos permite llegar a la conclusión de que…’’
  • Síntesis de una de las ideas planteadas en el trabajo.
  • Párrafo que inicie con un conector consecutivo, como ‘‘Por consiguiente’’. Con este se concluye la síntesis expuesta anteriormente.
  • Todo este proceso debe repetirse hasta explicar cada una de las ideas principales del proyecto o trabajo.
  • Se finaliza la conclusión respondiendo la interrogante de investigación que se ha planteado en el inicio de la tesis.